Friday, October 24, 2008

Ely Guerra


"Íntima e Inmaculada"
No me arrepiento de ayer, no me importó el desvelo, la cruda ni el dinero.
La verdad se la rifo. Estoy sorprendida.

El lugar-antro donde se presentó aca en "Tijuanita de los balazos" es un espacio super FRESA de esos lugares que obviamente no entras con tenis, guaraches, mochila, rastas, punks, hippies, y todos aquellas tribus urbanas. Ademas de sentarnos por geranquias, los de enfrente siempre van a ser los que puedan comprar una honesta botella de 1,600 pesos, la fila que sigue igual y en el hasta trás, los que casi no consumen y aún más lejos los que de plano ni una botesito de agua.
Ese lugar no es apto para nosotros, no creo volver entrar al menos que me seduzca un concierto de este tipo. SÓLO ENTRA EL BULLICIO Y LA BURGUESÍA DE LA TIJUANA.
Con todo y eso me presenté ayer al concierto acustico de la Ely Guerra.
En la fila me fume un cigarrito, me escondí los sigarros/ya saben donde/ porque pensé que no me dejarían entrar con ellos. Y al entrar vi la luz, jajaja me refiero al espacio que es my grande pero selectivo inmediatamente me fui a una esquina, arriba, porsupuesto, no iva a consumir 1600 pesos de alcohol en una sóla noche. ¿DE DÓNDE?
Comenzó una banda así, FRESA también, de esas que dices, !Chale, que pobre de sentido, de creatividad y de oído, no hay música, hay un intento de melodía, cuartiada en varias partes sin llegar a producirme nada en mi, en mi cuerpo, en mi cabeza, nada, no hay nada... y además ni siquiera recuerdo el nombre...ni quiero acordarme o tal vez sí, para no volver a oírlos. Sin embargo esto no fue lo peor de la noche. De pronto de la nada aparecío un animador (para este momento Laura mi amiga ya había llegado y deleitado una que otra cancioncita de esos que ni recuerdo) y al calor del lugar y los tragos, aparecio eso que yo llamo la FALTA DE SENTIDO COMÚN, ese animador presentó a un artista local y pos vamos que sale un tipo vestido de traje blanco hasta los zapatos, encorbatado, con una sonrisa de "me la creo, soy el mejor y canto bonito" otro que no recuerdo por suerte su nombre. y comenzó a hecharnos a perder la noche, a demás de larga y cara. En fin, el tipo siguia con sus interpretaciones que usando burdamente un término filosófico, o frase hecha, fue y es "el eterno retorno de lo mismo" !Mierda! otra vez a escuchar las mismas rolitas de antaño esas que te aprendes de memoria no más porque el calafiero o el taxista las trae, porque las pasan en miniconciertos en Radio Latina, de esas que dices, aja, ta bonita pero... !YA... NO! El tipo ni gracia ni nada, eso era un Kareoke de un gesticulador que de seguro no era más que el patrocinador oficial del evento, y si no, entonces era el hombre que más a pagado porque lo dejen cantar. Creanme, nada que ver con la principal, a la que esperavamos. Pero esperamos y aguantamos los intentos de voz esa que se disponía a seguir. (Y la Pila, mi amiga llegó) Fue entonces cuando todo comenzó a cambiar de rumbo, de ambiente y de intensidad, de calor, de humor, olor, y todos esos "no sé qué" que puede haber en un lugar en donde la que estás esperando es un nido de hormonas guerreras.
Y así fue, luego de un buen rato y de noches platicadoras y medias entonadas, por fin, aparecío, primero, por detrás de nosotras, y al momento de pasar, la observé poco, era alta y de pómulos prolongados y muy rojos, cabello negro y lasio, al grado de pensar que traía una peluca, jajaja.
Pero comenzó muy bien, cantó sólamente con su guitarra, bueno, una de su lado izquierdo, otra del derecho. Una para el bosanova otra para el pop. Pero todas para lo romántica que es. Era un gato ronroneando cuerdas y dándose lenguetazos en su piel, caricias al micro. Pero una mesa DE LOS MÁS BURGUESITOS DE TIJUANA que pueden pagar botella porsupuesto y de la primerisima fila, justo debajo de ella, comenzó a gritarle cosas, no escuchamos hasta nuestros aposentos pero fueron de ese tipo de cosas que a las mujeres nos dicen en la calle. Los hombres en los carros, los gaseros, los traileros, los taxistas, albañiles y otros maistros. Ya saben, no se hagan. No los escribiré. Ella dejó de tocar para decirle a este tipo el mal que estaba haciendo, y no nada más a él sino a todos y todas las personas inhumanas del lugar que con su bullicio y su pendejismo no respetan a la que está detrás, a la artista. Mencionó enojada y sentida que se sentía como música de fondo, que ella venía a compartir su musica y a ella misma con nosotros y por culpa de esos irresponsables que pierden el tiempo y el dinero se pierde lo emocionante, creador y motivador que puede ser un concierto acustico con una voz distinta a muchas. En pocas palabras, les cagó el palo !Machin! Laura, pila y yo sólo nos pusimos contentas por el acto de atrevimiento que tuvo ella hacía el público ese, inmaduro. Una vez, cuando vino al Parque Morelos, Uyyyy hace un chingo, le gritaban cosas, de esas mismas, y ella los regaño, desde ese momento la admiré más, y ahora con lo de ayer, creanme que estoy anonadada. Cuando vez la fuerza de una mujer así, de ese tipo de mujeres dices, guauuuu no me arrepiento de mi sexo ni de ser mujer. Pero a veces.... ay que pena ajena da...

Lo demás fue algo extraño, de esa extrañeza que parece bella a simple vista pero cuesta trabajo reconocer que es algo distinto, no convencional, íntimo, inmaculado.

Me divertí de lo lindo, a pesar de que por el lugar y el ambiente pues no dejabamos de ver cosas como las que puede haber en un antro-fresita.

Dejó la guitarra, el micro lo alejó y caminó por el espacio cantanto una canción presiosa, !chingado! de esa sí quiera acordarme, era muy linda, además con esa intensidad con la que aventaba las notas, shhhhh. Mis brazos tenían "cuero de gallina" toda yo estaba "chinita de emoción. Mis compañeras también lo disfrutaban, me lo decía las cervezas medias llenas y los cigarros sin prender, una de ella quería ir al baño y no iba por no perder el show... (pila)

Y cantó tanto y tan bonito que cualquier nota se le oía muy bien.
Creo que la volveré a ver en cuanto venga otra vez.
Y les contaré esta historia a mis amigus y alumnus.
Me quedó una duda, siempre pensé que andaba bajo los efectos de algún psicotropico.

Y fue ella y no su bandala, desnudó su canto y su melodía... sus sentimientos encontrados y reclamadores (como a un tal cristhian, dijo) de esas canciones que dices, ayyy cuando estoy triste me gusta mutilarme escuchando su música. Es tan romántica, sensible y plena, también honesta.

Fue una velada, calida y sorpresiva...
Y pues de nuevo, valió mucho la pena haber ido a ver y oír a Ely Guerra que dio guerra a la hora de exigir su lugar como mujer en su historia y en la de los y las que estuvimos presentes ayer.
Laura y Pila, lo recordarán.

Ahora sólo falta ir este sábado a ver a la Lila Downs....
Nos vemos para el próximo blog.

Salud y saludos.

1 comment:

Librida said...

ya se!!! esa pinche vieja esta bien chingona!!! yeahh y cuanto te costo la entrada morra!! no manches, yo no pregunte no mas por coda, pero que bueno que lo disfrutaste mucho!!! :)